martes, 26 de julio de 2011

Helvéticas


Las imprecisiones constantes de hurgar en la niebla.
Como un niño jugando a las escondidas
en un laberinto: audaz e inconsciente.
Ventana al aire, jugarreta de ciegos.
Hipotética felicidad cruzándose en la noche,
con las gotas de lluvia que no alcanzan a la sed.
Territorios inundados, vuelos continuos.
Crujir las calles, sin remos.
Mandalas de besos, de perfumes estremecidos y atentos.
Perfecta armonía en sepulcros que encandilan.
Las palabras son espectros, llamas frágiles.
Pasatiempos imperfectos, nativos y nómades.
Sin volver.
Y una espera alborotada y disconforme
con los versos que nunca van a llegar.
A tiempo.
Tormentas y tormentas para poder flotar (en calma).
Noctámbulos deseos, diurnos los secretos.
Que vuelven y vuelven, que no tienen fin...



domingo, 24 de julio de 2011

La confesión

Si leyeras las cosas que escribí esa noche:
las palabras se me atascaban en la garganta.
Los ojos mirando el recuerdo. 
Una y otra vez.  
                      Una y otra vez.
Si supieras las cosas que sentí esa noche:
se atragantaban en mi mirada hilos de emoción.
Y me sonreías sin notar todo mi temblor.
Tambaleaba mientras me acariciabas
 y esperaba que no notaras mis latidos.
Frenéticos,  
                    desesperados, 
                                             felices.
Yo que soy tan transparente buscaba donde esconderme.
                   Pero no.
Veías a través de todos mis pensamientos:
endulzándolos,
                         apaciguándolos, 
                                                    abrazándolos.
Dentro mío desaparecieron mis miedos, las dudas.
Una tregua a todos los planes. 
                                                   Una esperanza que dejó de esperar.

jueves, 21 de julio de 2011

Malaquita

Hablemos de lo que más nos duele,
hablemos de lo que no tenemos
y brindemos por nuestros frágiles planes.
Y dejame mirarte así, de cerca, hasta sentirte temblar.
Si pudiéramos ser ajenos a todo.
Si pudiéramos aprender a no esperar, a no mentirnos.
Una paz mental, hermosa, sin huecos, sin miedos.
Dónde no tengamos que probar cuan fuerte somos,
donde podamos ser transparentes y frágiles.
Todos los pensamientos flotando lejos.
Una larga canción sin final.
Adormecidas todas  las tormentas.
Y sólo luz.

lunes, 18 de julio de 2011

Sin niebla

¿Te molesta que golpeé el vidrio?
¿o preferís salir de la escafandra?
Parecía importarte todo lo que me pasaba...
hasta que dejé de hablar de vos.
Y se hizo un silencio.
Quizás perdí el tiempo buscando un eco.
Que nunca existió.
¿tengo que esperar a que te quedes solo de nuevo
para que te acuerdes de mí?
¿o tengo que hacer de cuenta que nunca fui sincera?
Por unos días creí flotar.
Creí flotar eterna.
¿es un poco hipócrita pedirte unas palabras?
¿o estoy siendo totalmente egoísta?
Podés levantar los ojos y dejar de ver tu oscuridad.
Nada va a pasarte si no mirás tu espejo.
¿ya llené tu vacío?
¿o tengo que adularte un poco más?
Vuelvo al olvido para seguir caminando.
Ya sé.
No voy a encontrar tus huellas
cuando gire mi cabeza.

jueves, 14 de julio de 2011

31 para 32

Buscando en el arte una inspiración una forma de llegar,...un poco más lejos.
Si la música me va a  llenar eso nunca lo voy a saber, pero escucho y escucho.
Si todo lo que escribo va llegarte alguna vez, vas a leerme alguna vez...
¿leerme?
Y no dudar, eso nunca lo voy a saber.
La poesía no se pide, se siente, se disfruta, se padece.
Las palabras tienen ecos.
Un poco de mi que se queda en el aire, disipada.
Miro todas las imágenes, todos los diseños colgados por ahí.
Me acuerdo cuando dijiste que tenia que salir más,
conocer más cosas, fijarme en los detalles, en la forma en que están hechos los objetos.
La forma de las cosas no es absoluta y es un poco dificil concentrarme.
Polisemia de este mundo que me cuesta entender.
Es un poco dificil no percibir la sensibilidad de cierta gente.
Todos me dicen que quiero a la gente que está loca.
Pero quién puede decir hasta donde estamos cuerdos?
Prefiero la gente frágil, pensante y noble.
No sé cual sera mi destino todavía no sé quién soy,
pero me busco en alguna parte.
Y de a poco me voy encontrando.

13 julio

Yo puedo curarte la locura,
vos podés hacerme más dulce.
Siempre nos vamos a cruzar:
es una cuestión ritual.
Cada error es una excusa
y una calle que nos mira caminar.
Hablemos de lo que más nos duele,
hablemos de lo que no tenemos
y brindemos por nuestros frágiles planes.
Y dejame mirarte así, de cerca,
hasta sentirte temblar.
Si pudiéramos ser ajenos a todos.
Si pudieramos aprender a no esperar,
a no mentirnos.
Una paz mental hermosa,
sin huecos, sin miedos.

Profundo y delicado

El tiempo me hace más fuerte, pero también me deja más sola.
Y sería iluso admitir que necesito de tu sombra en las calles.
Sería infantil mostrarte lo que escondo bajo la almohada:
todas mis notas desperdiciadas en silencio.
Todo lo que pude haber perdido, lo perdí.
Y empiezo de nuevo.
Dejo pasar los días, de espalda a las palabras,
despreciando cualquier intento de traspasar esta barrera.
Echaste a perder toda la poesía que había a tu alrededor,
todo el tesoro cubierto por una gran tormenta.
Pero venís a mí.
Descascarás tus miedos, tus orillas más transparentes.
Esa delicadeza herida en tus ojos, esa fragilidad oculta.
 Y de un momento a otro girás la bola de cristal
y es primavera de nuevo, en todas partes.
Y no escucho ninguna voz que me diga alto.
Y vienen a mi mente todos esos recuerdos
todas esas palabras que nos dijimos,
todo lo que eramos.
De un momento a otro,
no puedo ocultar todas las veces
que me imaginé el gemido,
que me estremecí pensando en tu amor.
De un momento a otro recuerdo quién era
y de todo lo que puedo ser capaz de ser.
De un momento a otro soy dueña de todas mis certezas.





viernes, 8 de julio de 2011

Un jinete y yo

Tengo un anagrama con tu nombre en el rincón de mi ombligo.
Y tengo los suficientes sueños para enfrentar los días que me queden antes y despúes de verte.
Cerca. Cerca.
Sin sabores amargos.
Ya conocemos bastante gente que nos puede lastimar.
Pero esto es un pacto.
Entre vos y yo.
No hay juegos, ni máscaras ni secretos.
Sólo verse sin transparencias.
Fragilidad absoluta sostenida de ningún hilo.
Lo que nos queda despúes de tantas tormentas es
algo que nadie nos puede robar.
No quiero que la sensación pase, la sensación de sentirte cerca.
Una clase de esperanza imposible y efímera.
Pero dulce...