miércoles, 29 de abril de 2015

Oasis



























Besarte en la noche y dormirme sin vértigos.
La sonrisa por dentro.
El pensamiento liviano.
¿cuántas veces tengo que correr,
para poder por fin estar así?
Cuántas veces vamos a estar separados
sólo para poder volver a encontrarnos?
Te miro mientras me alejo
y tu sonrisa serena estas calles inquietas.
Vestigios de deseos acumulados en los dedos
(conservo el calor de los besos).
Hay una certeza en tus palabras,
que deja sin ruidos los pasos.
Nuestra suerte es más fuerte
que este mundo incierto.