lunes, 25 de agosto de 2014

Comunión


Mirando a través de la ventana,
la misma ventana que nos contempla cuando estamos juntos.
Y las palabras se acumulan y se escapan por esa abertura que nunca cerré.
Están en el aire.
Estás en el aire.
Sonreís por la avenida, estás en el ascensor vacío, me mirás mientras sueño.
El viento acumulando esperas y esparciendo tu recuerdo en cada rincón.
Todo lo que somos cuando nadie nos vé
Nos hará libres?
Impedirá que nos lastimen?
La memoria impulsa más sensaciones con el tiempo.
Este tiempo es nuestro tiempo y todos los deja vú (ya te dije),
resultan minúsculos en el instante que me mirás.
Como luciérnagas esperando en algún lugar, 
que de pronto saltan y se esparcen en el reloj,
todo lo que me rodea, se transforma cuando cruzás la puerta.
Un principio de carnaval bailando en el café de mi mañana,
un sabor a felicidad en toda mi música,
un sinfín de colores como un vitral.
Todo lo que somos cuando nadie nos vé,
está lleno de certezas y esperanzas.