miércoles, 29 de junio de 2011

Subsuelo

Es tocar fondo y dejar ver los sentimientos de nuevo.
Abrir ese baúl cerrado y darme cuenta
que aunque tire la llave,
todo lo que escondí sigue ahí.
Y cuando te escribo,
 es como si de alguna forma
le hablara de cara al viento,
llevándose las cosas a ninguna parte,
haciendo un eco  cruel.
Dejándome vacía y vulnerable.
Cuando empiece a temblar,
vas a estar ahí? ¿o vas a esconderte?
porque nada me hace más transparente
que escribirte y enfrentarte.
Y desear me deja más sola
¿crees que no me dí cuenta?
Esperar no me va a hacer más fuerte.
Esperar va a hacer que el tiempo avance
y yo me quede escondida en algún lugar,
inventando escenas de ficción.
Conjeturas que van a inmolarse,
y yo al mirarlas desangrarse
voy a decir: “Te lo dije”.
Yo lo sé.
No quiero sentirme así, ya pasé por esto.
Tengo que torcer los pensamientos,
para el otro lado. Para un mejor lugar.

lunes, 27 de junio de 2011

Gigante

Ahora te creés un gigante  y ves al mundo a través de tus alturas.
¿pero que vas a hacer cuando empieces a caer, de nuevo?
Nunca fuiste fuerte para defender tu coraza,
siempre mantuviste tu mirada intacta, tu mirada inocente.
Sintiendo sin miedos, creyendo a ciegas.
Tantos golpes y todavía no sabés esquivar los huecos.
Yo siempre te observo. Crees que no.
¿Te cuida la luz en los silencios?
¿ama toda tu oscuridad?
¿te perdona el dolor?
Gigante con corazón frágil,
siempre tuviste miedo a las miradas,
buscando el perfecto plan para defenderte.
Y en mi mente siempre estás diciendo algo
que me hace reír, burlándolos a todos,
un descaro brillante.
Gigante y loco.
Dónde estarás ahora…
Navegás entre las nubes,
hoy alguien sostiene tu taza y se mira en tu espejo.
Cuando bajes.
Cuando bajes yo voy a seguir aquí.

domingo, 5 de junio de 2011

Cadenas

La supresión de los días felices como arrojados por la ventana, 
unión de pensamientos en tu cabeza y las noches y los días parecen iguales,
 iguales de irracionales, iguales de abstemios de calor.
Puedo darte compasión, un par de palabras y unos pasos en la calle de tierra, 
pero vas a quedarte hundido nadando en tu cabeza cuando te suelte.
Y no es tu culpa. No.
Son todas las cosas que no fueron y que hubieran querido ser, las cosas que no dijiste y te las tragaste de a poco y fríamente.
Serán las cosas que quisiste?  o serán las cosa que dejaste ir?
Tanto tiempo y todavía no pudiste encontrarte.
Tantas vidas y todavía no sabes elegir.
Yo te quiero acá en la distancia, una copa más no me va a dejar sin recuerdos.
Sentada con los dedos en las teclas y cada letra es un puente.
No olvido y ansío.
El secreto es no huir de vos mismo, el secreto es ser valiente.
Todo el dolor y todas los demonios no existen, de veras.
De veras que estoy acá y podrías no hacerme caso, pero está bien.
Es tan solo un pensamiento.



miércoles, 1 de junio de 2011

Fuga


Tengo un caleidoscopio amurado a mi espalda.
Vas a ser quién yo quiero que seas.
El viaje es largo y puede ser que me canse
de los días deshojándose con la misma
asquerosa rutina enfermiza,
puede ser que me canse de ser tu sombra
y busque ver  el sol desde otro lado...
Pero esta noche vas a ser quién yo quiero que seas.
Nada de mordiscos sin marcas,
nada de copas vacías ni breteles ceñidos.
Ninguna sutileza en tu lengua.
Y si el tiempo se nos escapa,
voy a cerrarte los ojos para que no puedas  ver
cuando pise las llaves de tu olvido. 




Trama y desenlace



Vas a pisotear trozos de mí?
O vas a tomarte tu tiempo para ignorarme?
Quiero estar preparada para cuando tu plan funcione.
Para cambiar la luz del caleidoscopio
y no quedarme viendo las ruinas.
Quiero esconder  en el placard mi próxima distracción
y unos zapatos nuevos para escapar.
Si me vieras caer ¿pondrías el colchón?
O estarías preocupado para que no te eche la culpa?
De todas las veces que me tragué las palabras,
aprendí a saborear el silencio.
Y no es que no me guste amar la trama.
Pero ya me sé de memoria el desenlace.
De tanto correr ya encontré mi escondite secreto,
y no voy a dejarme ver
cuando tenga que olvidar los besos.